Noticias


Conformismo portuense, ¿idiosincrasia o pasotismo?


El vapor se hundió, santo y seña portuense que casi seguro se perderá ¿Que será lo siguiente?

El hundimiento, fallecimiento ó desaparición del Vapor del Puerto me ha dejado tremendamente triste y así lo siento y lo reconozco. Es como si se hubiera hundido el castillo San Marcos, la plaza del polvorista o la plaza Peral. Un símbolo especialmente querido por los portuenses y por muchos que vienen de fuera. Conozco a muchos que vienen una vez al año al Puerto y es obligatorio e inexcusable para ellos hacerse su viajecito en el vapor. Y yo, particularmente, cuando he recibido visitas de amigos de fuera del Puerto, además de enseñarle mi Puerto, siempre siempre siempre, les he llevado en el vapor a Cádiz. Ese aroma, esas escaleras estrechas, esos movimientos de las olas, ese mar tan cercano que lo podías tocar, esas vistas inigualables de toda la bahía, esos guiris tostandose al sol en la parte más alta del vapor... Y cuando estuve dos años sin venir a mi tierra porque el trabajo y la necesidad no me lo permitían, cuando al fin pude venir de vacaciones, tuve clarísimo que iba a ir a ver al Racing, a bañarme en mi puntilla y a montarme en el vaporcito.

Se nos ha muerto un simbolo conocido internacionalmente de nuestra ciudad. Algo que forma parte de nuestras vidas, de todos los portuenses. Esperemos que no sea demasiado esperar que nuestros políticos entiendan que el vapor es santo y seña del Puerto y hay que ponerlo otra vez a navegar sobre las aguas de la bahía.

Y mirando al vapor veo al Racing, otro símbolo e insignia de nuestra tierra, y el cruel destino que puede esperarle ante los ojos desidiosos de los mandatarios y súbditos portuenses. Ojalá no corra la misma suerte aunque ya el Alcalde lleva años diciendo por activa y por pasiva que el Racing es de sus aficionados y que el Ayuntamiento no tiene porqué colaborar ni ayudar. Esperemos que las cosas salgan bien y entre todos salvemos al viejo, con o sin ayuda municipal.

Si el Adriano III lleva más de 40 años surcando la bahía, el Racing va a cumplir 84 años en unos meses siendo portuense hasta las trancas. Y si desde el ayuntamiento y las instituciones se deja morir definitivamente al vapor, que comenzó su actividad en el siglo XIX sumando entre los 3 Adrianos más de 120 años, el tema del Racing es que ni se va a tener en cuenta y se perderá un club que se acerca al siglo de vida y que es tan de El Puerto como nuestro pobre vaporcito.

¿Que nos pasa en el Puerto que nos están dejando sin identidad, sin nuestros símbolos, sin nuestras cosas, y dejamos que todo siga su curso sin luchar por lo nuestro? ¿Es que dejar pasar las cosas sin inmutarnos y sin luchar por ellas forma parte de nuestra idiosincrasia o es que el pasotismo y la dejadez nos tienen tan atontados que ya no nos duele ni lo nuestro? Puñetero conformismo...

Francisco López Doello


« Volver a lista de noticias