Noticias


1-2 Cerrado por fiesta


El Racing pierde 1-2 ante la Peña Rociera pese a que ganaba 1-0 en el 87

El Racing Portuense dio por terminado el partido 3 minutos antes de que se llegaran a los 90 minutos reglamentarios y pasó de ganar 1-0 a perder 1-2 en esos 3 fatídicos últimos minutos. Ese despiste condenó a un Racing Portuense que se encontró con un gol en el minuto 3 y se dedicó a guardar la ventaja. La fe fue la mejor aliada de los de Miguel Angel Alcacer que, a pesar de no hacer un gran partido, creyeron hasta el final en la victoria. Dos jugadas en 3 minutos voltearon el marcador del José del Cuvillo haciendolo favorable a la Peña Rociera por 1-2.

Comenzó el partido con el Racing muy metido, buscando de inmediato la portería de un inseguro Rivas. Tras la primera acometida local, Dani Cadena hace una buena jugada en el borde del área, cede a Alberto Fernández ya dentro del área y el centro de éste, tras rechace de Rivas, va a los pies del recien llegado de Filipinas Carli, que entra con todo y consigue el 1-0.

El gol, lejos de espolear a los rojiblancos, les lleva a dejarse llevar por la inercia del tiempo. Un par de lanzamientos lejanos, uno por cada bando, aparte del gol, fue lo mas reseñable de los primeros 25 minutos. En el 26 David Anton hace una muy buena jugada por el centro, asiste a Diego y Ezequiel bloquea el disparo de éste. En el 29 el árbitro anula un gol por fuera de juego de Juanma. En el 30, Gordi se queda solo ante Ismael y éste le gana en el uno contra uno, despejando a corner. Ezequiel saca una falta a la cruceta de Rivas, Luis Castillo tiene otra que detiene muy bien el portero y Dani tiene una ultima ocasión en un tiro desde el borde del área que roza el poste. El primer tiempo llega a su final tras un cabezazo de Villalón, totalmente solo y en el área pequeña, que sale fuera por poco tras el lanzamiento de un corner.

El colegiado no quiso dejar pasar el partido sin ser protagonista del mismo y cosió literalmente a tarjetas a ambos equipos, sobre todo a los locales, a los que mostró 7 amarillas y 1 roja mientras a los visitantes les mostraría 4 amarillas. A pesar de que pudiera parecer lo contrario por el número de tarjetas, fue un encuentro limpio, sin apenas entradas duras y sin violencia.

Nada mas empezar el segundo tiempo, Dani Cadena, el mejor de los de David Galisteo en el día de hoy, tiene una buena oportunidad que rechaza Rivas. En el minuto 6 llega la desventaja para el Racing en el terreno de juego. Luis Castillo se lleva la segunda amarilla por protestar la falta que acababan de cometer sobre un compañero. Grave error de Luis que se había ganado la primera tras una entrada 3 minutos antes. El juego se vuelve insulso y si los locales intentaban nadar y guardar la ropa, los visitantes no parecían capaces de marcar. Las llegadas a la portería eran escasas y sin apenas peligro. Corría el minuto 87, los cambios estaban agotados por parte racinguista y, excepto el cabreo con el árbitro porque se estaba cebando con los rojiblancos con las tarjetas, no ocurría nada reseñable. Pero en un saque de banda, un rebote cae a pies de Diego que cede al recien incorporado Márquez y éste desde la linea del área marca ajustado al poste de Ismael. El gol cayó como un jarro de agua fria en los pupilos de David Galisteo. El Racing no jugaba a nada pero viendo al equipo visitante no parecía correr peligro el resultado cuando llegó el gol del empate. Tres minutos mas tarde, el balón le llega al guardameta Rivas que ve como hay un dos para dos en campo racinguista, saca en largo y Gordi comete una falta clara sobre Juanma que el colegiado no ve y se va directo a portería. Ismael sale a la desesperada pero gordi resuelve bien cruzando el esférico lejos del portero racinguista logrando el definitivo 1-2, con la consiguiente cara de tonto para toda la parroquia racinguista.

Un partido feo, soso, insulso, en el que la Peña Rociera se llevó la victoria inmerecidamente ante un Racing que no mereció ganar, pero viendo los méritos de uno y otro, tampoco mereció perder. La realidad es que no se puede negociar tanto un resultado tan pírrico y que en un despiste te cuesta dos puntos o, como en este caso, dos despistes te cuestan 3 puntos. El equipo racinguista, en horas bajas, se desplaza ahora a Pozoblanco donde se jugará el próximo domingo a partir de las 5 de la tarde. Por su parte la Peña Rociera recibirá al colista, el CD Marinaleda, en una buena ocasión para dar un salto en la clasificación tras la victoria de hoy en el José del Cuvillo.

Alineaciones:

Racing Portuense: Ismael, Carli, Ezequiel, Juanma, Chiqui Paz, Luis Castillo, Jesuli, Dani Cadena, Nene (Robe´74), Alberto (Lolo Prado´53) y Alex Expósito (José Carlos´85).

Peña Rociera: Rivas, Barros, Lorca, Alfonso, Ivan Perez, Dani, Diego, Villalon, Gordi, Jose Romero (Moreno´45) y David Anton (Márquez´83).

Árbitro: Francisco Calzada Morales. Muy mal. Se convirtió en protagonita del encuentro a base de tarjetear sobre todo a los locales. Su única forma de llevar el partido es a base de tarjetas innecesarias. Enseñó tarjetas amarillas a Juanma, Luis Castillo (por dos veces, viendo la roja), Alex Expósito, Jesuli, Dani Cadena y Ezequiel por parte racinguista. Por los sevillanos la vieron Villalón, Gordi, Jose Romero y Moreno.

Incidencias: 700 espectadores en el José del Cuvillo. Se guardó un minuto de silencio en memoria de la esposa de un socio racinguista.

Francisco López Doello


« Volver a lista de noticias