Noticias


Puerto Apache


Los supervivientes del Alavés

Primavera del 1968, mi padre racinguista de siempre, marcha ilusionado al Eduardo Dato para ver a su Racing contra el Alavés, partido de vuelta de la fase de ascenso a segunda división. En la ida un esperanzador 0-0 y noventa minutos para conseguir el sueño de una ciudad en la que no se habla de otra cosa. Final del partido, un triste 0-1 que nunca en la historia de un club marco tanto y tan negativamente como este partido. Desde ese día miles y miles de comentarios, no hay una conversación del Racing en la que no salga el "partido del Alavés" y yo pregunto ¿que hizo el Racing ese día?¿que pasó para que 44 años después aún sigan hablando de lo mismo?. Perdió el partido, sencillamente, el delito del Racing fue que perdió un partido y perdió injustamente el apoyo de una ciudad que desde entonces le dio la espalda. ¿Toda? No, quedaron algunos valientes que siguieron fieles a su equipo y que no dejaron que su club muriera. A esos va mi homenaje, a los que lucharon por una entidad tan nuestra como el Vapor, El Castillo San Marcos o la Prioral y que traspasaron el amor a unos colores a sus hijos. Por eso hoy 44 años después y aunque ya no esté entre nosotros, quiero darle las gracias a mi padre por hacerme racinguista por los cuatro costados y a tantos padres como el mio, que pese al "partido del Alavés" no le dieron la espalda al club de sus amores y por lo que, le pese a quien le pese, este club sigue muy vivo. Y lo seguirá estando con un trabajo actual de cantera magnífico y una escuela con más de 120 niños que alegran las tardes del Cuvillo. Por eso mi pequeño homenaje va a esos valientes que siguieron apoyando a su RACING pese a todo, a esos va mi gratitud eterna a esos, a LOS SUPERVIVIENTES DEL ALAVÉS.


Francisco Oreni


« Volver a lista de noticias