Noticias


La Junta Gestora y la Junta Electoral dimiten en bloque


El Racing Club Portuense queda sin gobierno


   Foto: Álvaro Guerrero
La Asamblea General Ordinaria convocada para hoy por la Junta Gestora del Racing Club Portuense se convertía, a tenor del desarrollo de la misma y salvo milagro, en la última asamblea general del club racinguista.

Manuel Muñoz Miranda nuevamente ejerciendo de portavoz de la Junta Gestora iniciaba la sesión recitando el orden del día, a saber:

1.    Memoria del ejercicio anterior
2.    Aprobación cuentas temporada 2012-13
3.    Aprobación convenio Ley Concursal
4.    Propuestas y proyectos
5.    Ruegos y preguntas

Seguidamente cedía la palabra a Pedro Terrada para que éste procediera a la presentación y argumentación de los puntos 1 y 2 que posteriormente debían votarse en busca de la aprobación de los socios. Terrada pasó a comentar las partidas de ingresos y gastos desglosadas por conceptos pero que su global suponían unos gastos de 113.650 € y unos ingresos de 114.402 € que a su vez reportan un resultado positivo de 752 €.
Destacó especialmente el hecho de que se le abonara a la plantilla la media mensualidad de febrero aunque se le sigue debiendo más de veinte mil euros en este concepto. Los votos de los socios aprobaron las cuentas de la finalizada temporada 2012-13.

Con el tercer punto llegó la sorpresa. Muñoz Miranda recuperaba la palabra para abarcar el tema del convenio concursal. Excusándose en la inviabilidad de un supuesto convenio justificaba la no presentación del mismo ante los socios allí presentes. Acto seguido anunciaba la dimisión en bloque de la Junta Gestora. El estupor fue generalizado alcanzando su máximo nivel en el momento en el que el portavoz solicitaba la intervención de Fernando Soto a quien preguntó, a sabiendas, que sucedería con la Junta Electoral de la que Soto era secretario, éste trasmitió que igualmente ellos dimitían en bloque. La indignación fue absoluta. No sólo no presentaban el convenio concursal para la aprobación o no de los socios sino que lo daban por desaprobado, privando al socio de su derecho al voto, además de que incumplían intencionadamente el tercer punto a tratar, punto que ellos mismos incluyeron como aspecto necesario en la asamblea.
Un socio, a modo de portavoz improvisado, comentaba y exigía seriedad a la Junta Gestora la cual se mantenía en sus treces. La presión de la masa social obligó a la intervención de otros miembros de la mesa que reconociendo el error decidieron poner en conocimiento ese convenio concursal que no llevaron a la sesión. De nuevo Muñoz Miranda tomó el micrófono y a groso modo dio pistas de cómo se desarrollaría tal convenio, con una primera parada a finales de junio de 2014, cuando el Racing Club Portuense debería afrontar el pago del 10% de la deuda ordinaria y privilegiada, en torno a los 60.000 €, para lo cual el club racinguista debería contar con un plan viable.
La Junta Gestora no halla viabilidad posible en ningún plan potencial para el club, lo que impediría atender el pago y ya de entrada firmar el convenio concursal. Se somete a votación y ante una posible aprobación sale denegado con 25 votos en contra, 8 abstenciones y ningún voto a favor.

El cuarto punto resulta obvio, al menos desde la Junta Gestora ya dimitida que no obstante continúa con la reunión. No hay presupuesto ni proyecto ya que no se ve viable plan alguno. Muñoz Miranda termina haciendo saber la intención de la mesa de trasmitir tanto a los abogados del club como a las autoridades competentes de Cádiz y Andalucía la dimisión de la Junta Gestora y el estado de desgobierno del Racing Club Portuense.

Cerrada la asamblea, la tristeza embargó a cada uno de los presentes que sentían llegar el fin a más de 85 años de historia, el fin a un icono bandera de nuestra ciudad, el Racing Club Portuense, y nada podían hacer.

Un aplauso merecido… por el Racing, cerró el acto.



Álvaro Guerrero


« Volver a lista de noticias