Noticias


Aún no está todo dicho


El calendario marcará el devenir

Una semana después de la asamblea general extraordinaria que con carácter urgente se celebraba en el Hotel Los Jándalos Santa María, el Racing Club Portuense parece que sigue anclado al estatismo, algo lógico dado el desgobierno y la falta de acciones y operaciones propias de un club de fútbol.

La asamblea cumplió con las expectativas de unos y otros, los que quisieron obtener una información más completa y fiable del estado socioeconómico del club la obtuvieron, del mismo modo que los que no les interesaba dicha información sino más bien defender sus propias ideas e intereses igualmente pudieron hacerlo.

Si bien el desgobierno existente no es total, sí que lo es en su normal desarrollo; sólo se podría garantizar la existencia del secretario del club como figura mínima y única, pero en lo concerniente a una directiva, ya sea gestora, ésta no se da.

Tras la desaprobación al borrador del convenio concursal, que de aprobarse hubiese garantizado al menos dos años más de vida para el Racing Club Portuense, desde la abogacía se exigía la formación de una junta gestora cuya tarea primordial sería la de proceder a la liquidación del club. La irresponsabilidad de los que votaron contrarios al convenio y por tanto abocaban al club a la desaparición adquirió su expresión máxima ante la negativa, o no ofrecimiento, a integrar dicha gestora. Con esto la nave rojiblanca queda a la deriva, sin rumbo y sin patrón.

Ante tanta desolación surge un reclamo, una señal que intenta poner cordura y llamar al orden, de nuevo una fecha, que son dos. La administradora concursal marcaba el 14 de octubre como el día en el que club y acreedores se sentarían en la reunión por junta de acreedores, fecha que nos lleva directamente a otra, la del 4 de septiembre, en la que se debe presentar el convenio concursal y de la que se derivará todo. Ambas citas, 4 de septiembre y 14 de octubre, pudieran considerarse muy próximas si se pretende un futuro para el club y muy lejanas si el fin del mismo se entiende como la mejor salida a sus males, por no alargar su agonía. Pero, sin fecha clara surge una tercera, que derivada de una postura optimista, se antoja inminente, la de la formación de un equipo, un plantel que materialice el continuismo.

Con la confirmación por parte de las juristas del club de que el equipo se encuentra efectivamente inscrito en la competición correspondiente a la Tercera División, en su Grupo X, de pretender seguir adelante con el maltrecho club racinguista, la conformación de una plantilla, sin valorar su capacidad, se hace harto difícil dado el escaso tiempo con el que se contaría. De no seguir, tal inscripción sería inútil.

Para estos avatares tan propios de un club de fútbol, se precisa obligatoriamente la existencia de una dirección que los haga posible, dirección que no llega y que parece no llegar, aunque si bien mientras el tiempo, entendido como los plazos, no digan lo contrario no se podrá rechazar esta posibilidad. Es más, empiezan a surgir cuestiones legales notablemente importantes que pudieran dar un cambio brusco a la situación. Cuestiones que no sólo afectan al Racing y que ya empiezan a enervar al más tranquilo.

Se espera que este lunes el aspecto legal cobre más fuerza, probablemente se hará visible y traerá consigo múltiples movimientos.



Álvaro Guerrero


« Volver a lista de noticias