Noticias


Tuvo que ser en febrero


86 cumpleaños

Al compás del tres por cuatro te parieron por febrero, entre marismas y playas, entre sol y pinares, entre algarabías de cantes, perfumado de bodegas, arropado por tu gente,… bautizado con orgullo como Racing Club Portuense.

Tuvo que ser en febrero. Ese febrerillo loco, majareta de ilusiones, embriagado de pasiones borracho de carnaval. Fueron unos chavalines entusiastas con arrestos y valentía quienes acunaron tu nacimiento, te vistieron de rojo y blanco, convirtiéndote de facto en un nuevo emblema de El Puerto de Santa María.

Con gloria y sin ella pero siempre erguido y de frente, tus pasos te llevaron a destinos impensables, por caminos tan trabados que lo fácil resultaba la caída pero, siempre erguido, diligente, paso firme hacia adelante, que te sostiene tu pueblo, de amor infinito, de amor eterno.

Largos años, temporadas jubilosas que engrandecen tu historia. Trances amargos de penurias dilatadas sin razón, semilla injusta de tan larga desazón. De repente la calma y poco a poco se renovó la esperanza, reflotando un cariño arrinconado no perdido, obligado al mutismo no al desamor.

Vanidades ensalzadas por cobardes de querencia directiva, héroes de la mentira y la arrogancia que escribieron tu destino con tinta de hiel y mal. Quisieron ser escribas de tu futuro y jueces de tu sentencia, mientras levantaban empresas sin rumbo cierto ni patrón sereno. Creyeron ser capaces de todo hasta de decirte adiós.

Condena del que te quiso a pesar de la primavera más negra, del que llamó a puertas cerradas a cal y canto, atrancadas con inquina, del que apenas se regocijo en la Puntilla, segundo amor. Condena y castigo severo para el que de quererte tanto le rezó hasta a mecenas extranjeros por tal de seguir soñando con tu verde y un balón.

Y que me importa lo que digan tantos falsos y embusteros, tantos desagradecidos profetas de la sinrazón. Déjame disfrutar de este momento, que aunque herido, anciano y maltrecho, sé que sigues vivo, me lo dicen los latidos de tu viejo corazón. Sirva de abrazo estas líneas que enlacé hoy para ti, mi regalo en tu 86 cumpleaños, un nuevo 10 de febrero y una nueva ocasión para decirte: Racing, te quiero.

Alvaro Guerrero


« Volver a lista de noticias